Escaleras Panes: un ejemplo de diseño
creativo de los 70’s en Barcelona


En el año 1969 Miguel Panes Andreu (Montcada i Reixac 1933-Barcelona 1996) patentó un peldaño para escaleras helicoidales que suponía una alternativa revolucionaria en el concepto de la fabricación y montaje de las escaleras de caracol. El sistema de peldaños cónicos es sólo un ejemplo de la dinámica que respiraba el diseño emergente barcelonés en las décadas de los 70's y principios de los 80's.





Tríptico original donde se muestra el sencillo proceso de montaje


El sistema que patentó Miguel Panes no era en apariencia muy diferente a las escaleras de otras marcas nacionales o extranjeras. Lo que técnicamente lo diferenciaba estaba escondido en su interior: en el armazón. Para hacernos una verdadera idea del revolucionario invento hay que hacer notar que hasta entonces todas las soluciones en el diseño de una escalera helicoidal se basaban en un eje central (generalmente un tubo metálico) que servía de soporte a todos los elementos de la escalera (de la misma manera que en el tronco de un árbol). La idea innovadora era la creación de una unidad de montaje que, a modo de mecano, pudiera montarse sin necesidad de un eje central, lo que se consiguió gracias a un original sistema de acoplamiento de conos superpuestos.



Izquierda: resumen de la concesión de la patente del año 1969
Derecha: croquis del proceso de montaje


El nuevo sistema permitía subir por la propia escalera a medida que íbamos conectando peldaño sobre peldaño. Eso facilitaba enormemente el montaje final en la obra y permitía que cualquier persona pudiera hacerlo por sí misma.

La década de los 70's venía precedida por un largo período de expansión económica en España que, no obstante, finalizaría con la crisis del petróleo que se inició en 1973. En Barcelona concretamente se vivía un boom en el sector de la construcción; eran los tiempos en que estaban de moda las viviendas dúplex y los locales con 2 niveles que, opcionalmente, se entregaban al comprador sin la escalera construida. Era una alternativa a la típica escalera de obra, ofreciendo así un amplio abanico de posibilidades en el diseño final: escaleras de caracol, compensadas, rectas, etc. El mismo comprador/propietario podía elegir el diseño favorito para "vestir" su vivienda o local. Así fue como surgieron las primeras marcas, generalmente talleres originariamente pequeños, que con el tiempo se convertirían en verdaderos especialistas en el diseño de escaleras.





Imagen de la escalera de peldaños cónicos con el montaje finalizado


Este artículo quiere ser un pequeño homenaje a todas las personas que con sus ideas han contribuido al desarrollo del diseño en nuestro país y muy concretamente a Miguel Panes Andreu, mi padre, al que debo agradecer el haberme transmitido la satisfacción que produce desarrollar con tus propias manos las ideas que surgen de tu imaginación.

Miquel Panés Segarra

Artista multidisciplinario

3 comentarios:

nina dijo...

Ja, ja. Se vidi določena locura tlele na teh fotkah.

Josep Canet dijo...

Guay!

nina panes dijo...

Gran homenatge!